El vuelo de las tortugas











Hay momentos en la vida que sientes como que te desinflas y no ves el agujero por el que se escapa el aire. Recuerdo que cuando iba con la bici y pinchaba, mi padre metía la rueda en un cubo de agua y buscaba las burbujitas. Eso ahora no es tan fácil, uno no puede sumergirse dentro de una piscina y esperar a ver por dónde se escapa el aire. 

Siempre he sido un inestable: irme y luego volver, dejarlo y luego retormarlo, sentirlo y luego des#sentirlo, emocionarme, des#emocionarme y volverme a emocionar, re#emocionarme o incluso requete#emocionarme, y así sucesivamente... para luego olvidar.

Estoy contento de estar y seguir, estoy feliz con lo que tengo y más, pero creo que "el complejo de la tortuga voladora" (un complejo que me acabo de inventar) me acompaña. Nos acompaña a muchos de nosotros. 

La insatisfacción orgánica es una losa que nos empuja hacia abajo y nos hace caer, para luego resurgir, pero has de tener cuidado de cuándo (y cuánto) te abandonas. Ahora, en esta Crisis Universal, de personas y de conjunto de personas, la única opción inteligente que nos queda es la de ser positivos y optimistas, aunque ni si quiera existan motivos. Lo primero es alejarte de las personas "vampiros de energía". Es bueno y necesario tener en tu Núcleo Duro a persona críticas (y que te quieran de verdad) que sepan decirte que a veces no lo haces bien. Es muy probable que estemos  anestesiados por nuestra propia incapacidad o por lo que es peor, por el conformismo. Enhorabuena hemos conseguido la versión más mediocre de nosotros mismos pero (eso sí) con mi iPhone 6-FP-PLUS con rayos láser vengadores.

No todo el mundo puede ser artista, ni todo el mundo puede ser repostero, ni siquiera no todo el mundo sabe lo que es tener sueños. Eso no es el problema, el problema viene cuando nos abandonamos y nos resignamos, cuando nos aburrimos de nosotros mismos y ni siquiera nos importa.

Os animo desde aquí a que paréis cuando tengáis que hacerlo para ver hacia dónde enfocáis vuestra Energía.

¡Joder! busca algo por lo que merezca la pena estar, y contarlo... incluso, el cuidado y conservación de la Tortuga Voladora.

Por un mundo más sencillo, más honesto y más tranquilo. 



SIMMON EL TORTUGA VOLADORA