FAMILIA VALIENTE: LA MADRE MARÍA DEL PILAR




RESPUESTA A LA CARTA DE LA TÍA SOR MARÍA (lee aquí)


Querida hermana:

Si tú estás contenta y feliz no te imaginas cómo estoy yo, no entro en mí de gozo. No le hablo de otra cosa a los niños en clase. No puedo evitarlo. Y aquí en casa, ya prácticamente ni me escuchan cuando me pongo a parlotear sobre tu visita. Pero que conste que ellos también están encantados de que vengas, aunque se hagan los que no. El sábado vamos a comer un guiso de habichuelas con panceta que le encanta a Paco y quiero que pruebes. Y no te preocupes de nada, que Paco y yo iremos a buscarte a la estación con el coche nuevo que le ha puesto el Ayuntamiento, y si Paco quiere, pararemos a comprar una rosca de anís en Santa Brígida para celebrar tu llegada, aunque tratándose de comida no creo que se niegue, porque le privan los dulces. Además, como es sábado no creo que tenga ni pleno, ni ninguna gestión de las suyas. Pobre mío, últimamente dice que tiene que aparecer por allí mucho más que antes si no quiere que los comunistas lancen injurias y ese tipo de artimañas a las que están acostumbrados. Está al pie del cañón. Fíjate, un trabajador nato como es mi Paco, un hombre que de la nada ha conseguido tantas cosas, de tener su bar a concejal y asesor de La Caja. A veces, me viene casi sin apetito de los sofocos que se coge con esta gente tan descerebradas. Lo que no entiendo es cómo permiten que estén ahí, si sólo engañan, se quejan de todo, se aprovechan de los demás y no dan palo al agua. Son de esos a los que Padre correría a gorrazos para que supieran lo que es trabajar duro, como Dios manda. Luego tienen a los niños que no te imaginas, cómo me los traen a clase ¡qué pelos!. Se lo gastan en otras cosas. Cómo te entiendo con lo que me dices de las madres dejadas, se me remueven los adentros. Demasiado bondadosa eres, yo no sería tan solidaria y ecuánime como lo eres tú con esa gentuza, con perdón, que me enciendo y Dios me libre, que tengo la úlcera fatal fatal.


Yo en clase con los niños bien, aunque hay días y días. Este curso imparto la clase de Matemáticas, Ciencias Naturales,  Lengua y Religión a quinto curso, como siempre. La verdad que me ha tocado un buen grupo para lo que hay por ahí, en general son niños buenos a excepción de unos cuatro gamberros e hijos de los condenados revolucionarios de siempre, que no tienen educación alguna ni saber estar, lo que te decía antes, como siempre los más vagos, como sus padres, y vienen a la escuela a molestar y a verter ideas raras al resto de los niños. ¿Te puedes creer que dos de ellos no hacen el rezo de por las mañanas porque se lo han dichos sus padres? Lo que oyes, me mandaron una nota firmada de esas que tanto le gustan a los quejicas estos. Y me pregunto ¿qué mal puede hacerle a un niño ser como los demás? que recen y ya está, que creer en Dios es lo único que les puede salvar, aunque me da que como sigan así mal camino llevan. Conmigo estos malandrines de aprobar lo harán por la mínima, si lo hacen, porque la verdad que la culpa de todo es de la educación de sus padres. Pobres niños, en el fondo me dan lástima, me apiado de ellos, pero si fuesen hijos míos otro gallo cantaría. Ojalá alguien como tú hubiese sabido lo que hacer en su momento, ya que no hay mucha solución ahora, ni se puede volver atrás, sólo queda pedir por sus almas. Hermana, tú que eres una santa, hazme el favor de que ores por ellos.


Como te digo, que todo bien, que mis hijos han crecido mucho desde la última vez que los viste. Son ya adultos y están todos trabajando y la verdad que no se les ve el pelo por casa, pero ya te contaré más despacito cuando estés aquí, con un buen cafelito con leche, y que ese doctor Vela diga lo que quiera, que mientras estés un mi casa a ti no te van a faltar cuidados y guisos riquísimos con los que chuparte los dedos ¡Faltaría! Que haces mucho bien y trabajas muy duro como para no descansar un poco y premiar tu entrega a los demás. Iremos a pasear por la ribera del río que para estas fechas está preciosa y cogeremos algunos espárragos por el camino de El Altillo, que con estas primeras lluvias crecen que es un primor. Hay que estar rápidas, que luego vienen los gitanos y los sudamericanos y los roban todos para venderlos, que por lo menos los espárragos nos los quedemos los de aquí, que no ellos, que se están aprovechando de todo y gratis. También iremos a ver la imagen de La Santísima a la Capillita, que llevo más de un año sin pisar por allí que Paco últimamente no me saca mucho porque está muy liado. 

Bueno, ya paro que podía estar hasta mañana contándote cosas y en una semana nos vemos.

Tu hermana que te quiere mucho.



PD: Por cierto, que no te he dicho, nos cambiamos de casa hace un par de años, a una más grande en la urbanización de El Bosque, con un extra que ganó mi Paco en el Ayuntamiento. Ahora vivimos en un chalé muy grande. Tengo una chica negra bastante trabajadora que me ayuda con la casa. Te hemos preparado la alcoba que da al jardín delantero, que es el más hermoso.

MÁS EN TUMBLR